FERBLOG

domingo, marzo 25, 2007

LO QUE NOS PASA

Se pregunta hoy Álvaro Delgado-Gal en ABC, muy expresivamente, en el título de su columna dominical “¿Qué nos pasa?” Y se responde, claro, a su modo. Más que la reflexión en sí –cuya lectura, por supuesto, es recomendable- me interesa la pregunta. Y me interesa porque es ya mucha la gente que se la hace.

En estos mismos días, Mariano Rajoy afirma que el Gobierno de España está “contra la ley” y, desde México, Felipe González –en la línea de Jesús de Polanco- no se recata en hablar de “clima prebélico”. Podemos despachar la cuestión, en especial las recurrentes –y, por obvias razones, escalofriantes- menciones al espectro de la guerra civil, como excesos verbales, absolutamente fuera de tono. De hecho, los comentaristas más próximos a la izquierda denuncian que todo lo que pasa es eso, una salida de tono continua por parte de una derecha “crispada” que, por repetitiva, habría tomado cuerpo en un verdadero desquiciamiento. Según estos comentaristas, la derecha habría perdido conciencia, incluso, de su propia demagogia y habría terminado por creerse su discurso apocalíptico.

Sin negar que algo de esto puede haber –o, mejor, dejémonos de paños calientes: que algo de esto hay; que la derecha española igual debería tranquilizarse o bajar el tono varias octavas- tampoco cabe decir que el discurso de la izquierda discurra por aguas mansas. La insistente puesta en cuestión de las credenciales democráticas del adversario, el desempolvar continuamente viejos prejuicios, el motejar ipso facto, al crítico de “franquista” (obsérvese el calificativo: no “tarado”, “descerebrado” o, simplemente, “errado”, no; “franquista”), la insistente búsqueda de águilas de San Juan donde hace ya mucho que no anidan o, en fin, los desmesurados planteamientos en torno al Tribunal de la Haya, la Guerra de Irak... Pruebas sobradas de que, desde luego, esté como esté el adversario, en lo último que se piensa es en amistarse con él.

Nótese, sin embargo, que hasta ahora no hemos hablado más que de problemas del discurso, pero no de los hechos. Es obvio que del uno puede pasarse a los otros sin demasiadas dificultades –lo que, en sí, es muy preocupante- pero no es lo mismo. La pregunta de “¿qué nos pasa?” bien podría reformularse en un “¿nos pasa algo, realmente?” Y me temo es que, mal que nos pese, la respuesta es sí. Hace unos días, en una entrevista en la radio, Sabino Fernández Campo se lamentaba de que los problemas de los españoles, por vez primera, eran problemas autogenerados. Pero el hecho de que nos los hayamos buscado no los convierte en problemas imaginarios. Hay problemas bien reales, y la responsabilidad hay que buscarla en el Gobierno.

El Gobierno de España encabezado por el señor Rodríguez Zapatero –por lo demás un mal gobierno en cuanto a las cosas del día a día, pero esto es menos grave- viene siendo distinto a todos los que le precedieron. Distinto en cuanto a que, probablemente con los mimbres más débiles de cualquier gobierno desde la transición, ha pretendido acometer cambios que le excedían desde todos los puntos de vista y para los que no contaba ni con el deseable respaldo parlamentario ni, me temo, con la imprescindible armadura intelectual y de ideas.

Estos cambios se resumen en uno: intentar resolver problemas de inmenso calado a través de una serie de reformas en los equilibrios sociopolíticos básicos del país. Nada hay de malo, por supuesto, ni en la intención o el objetivo ni, necesariamente, en la técnica. Uno puede intentar acometer dolencias crónicas con cirugía mayor. Pero claro está que, una vez en el quirófano, no hay vuelta atrás. El Gobierno de Rodríguez ha abierto nuestros equilibrios fundamentales sin contar con un plan suficientemente preciso e ignorando, en todo momento, las tempranas señales que avisaban de que el curso no era el correcto.

Esto es un problema bien real, y un problema gravísimo. Es, además, relativamente independiente de las actitudes de la oposición (que, por cierto, en algunos casos, no solo no ha contribuido a paliar las dificultades, sino que ha hecho por agravarlas, y su errático planteamiento en materia territorial es un buen ejemplo).

El hecho de que estas cosas hayan pasado –que sigan pasando- en un contexto de prosperidad ha contribuido, sin duda, a mitigar los efectos, pero no se ha podido evitar que, más allá de los continuos dimes y diretes entre tirios y troyanos, la gente, la sociedad española, sienta inquietud. Inquietud natural ante lo que adivina como unos planteamientos insuficientemente fundamentados.

Los españoles desconfían. Desconfían del “proceso” con ETA, desconfían de las reformas territoriales, porque intuyen que los daños potenciales no van a ser fáciles de reparar, y no pueden sustraerse al aire de fracaso. Los referendos estatutarios catalán y andaluz, por ejemplo, ponen en evidencia que algo valioso se ha roto. Algo que no va a ser fácil de reparar.

Lo que nos pasa es, creo, exactamente esto. Sabemos –todos- que las cosas no se están haciendo bien o, más bien, que se están haciendo muy mal. Y, ante eso, la reacción es la típica: echarle las culpas al otro. Pero no, no hay problemas inventados, como sobre todo la izquierda quisiera, aunque sabe que no es cierto. Saben que los problemas son reales.

5 Comments:

  • Efectivamente algo raro pasa cuando se permite que Felipe González --MisterX, el patrocinador de secuestros, asesinatos y robos-- se quede tan tranquilo pontificando sobre ética y moral.

    By Blogger El Cerrajero, at 6:16 p. m.  

  • Lo que nos pasa es que tenemos un gobiernete de borricos descerebrados que HACEN cosas que están desmembrando a España y que están rindiéndose al terrorismo y TRAICIONANDO al país con etarras y nacionalistas, que se pasan por el forro la ley y el Estado de Derecho. Ésto es lo que "nos pasa"y ante esto la derecha no sólo está totalmente legitimada para hacer lo que hace, sino que debería hacer mucho más, ya que el cabreo ciudadano es muchísimo más enorme que el del bloguero y el de la derecha política.
    Éso "nos pasa".

    By Anonymous Anónimo, at 7:01 p. m.  

  • Pues va a ser que sí, que cuando hemos querido darnos cuenta las cosas habían cambiado... y eres el único en el vagón del Metro que viviste de cerca el atentado en República Dominicana. A tus otros compañeros de vagón quizá también les despertó una explosión, pero en Colombia, o en Croacia. Y en ellos veo esa energía que te hace seguir hacia adelante, adaptarte a lo que venga sin pararte a discutir, porque de ello depende tu supervivencia. Es curioso, pero en ellos no veo ese "cabreo ciudadano".

    Fer, siento haberme ido por los cerros de Úbeda, pero hace tiempo que quería volver a escribir en tu blog, y es lo que me ha inspirado tu último post...

    By Anonymous Guille, at 11:23 p. m.  

  • A ningún espíritu atento escapa que hay problemas reales: que la "cuestión territorial" (casi parece que estemos a principios del XX con la "cuestión catalana") se le ha escapado de las manos al Gobierno totalmente, que su bagaje intelectual es bastante escaso (del Presidente sobre todo) y algunas cosas más en la misma dirección. A nadie debería escapársele que este Gobierno está bastante alejado de ser un "Gobierno bueno", pero eso no es óbice para considerar que es algo normal que a Don Mariano le dé lo mismo aparecer en manifestaciones con águilas de San Juan, que desde el día siguiente a las elecciones tuviéramos una conspiración golpista con posible participación del PSOE o que, ahora (con todo lo difuso que es el tema, que no es poco, pero se ha demostrado objetivamente que tampoco es tanto) se haya entregado Navarra a los terroristas, se haya claudicado ante ETA y se decida el futuro de España a espalda de los españoles... y es que del tema del 11 de marzo pasamos -desde el pasado septiembre, haz la cuenta- a la sempiterna desmembración de la patria por parte de los abyectos socialistas. Y así no se puede.

    A nadie escapa, reitero, que este Gobierno no es demasiado bueno y que si se me apura podría ser "el peor de la democracia" pero eso no justifica ciertos "discursos". Y, sí, son "simples discursos", pero la oposición no deja de ser "posición"+"discurso", esto es, cuando no se está en el poder: "discurso de posicionamiento". El tema del 11 de marzo, una ignomia absolutamente insuperable (y ahí sí no acepto componendas de ningún tipo) fue el tema principalísimo de la derecha pública (PP y medios afines) hasta hace bien poco y ahora andamos a vueltas con el asunto de ETA.

    Es engañarse, creo yo, decir que "los españoles están inquietos por el mal hacer real del Gobierno"; no, los españoles están inquietos primero de todo (aunque no sólo) por el tema de Navarra, lo estuvieron por la conspiranoia, y lo están por cosas por el estilo: "porque este Gobierno es dictatorial", "por la muerte de Montesquieu", "porque se ha vendido el país a ETA" y por cosas por el estilo; porque Don Mariano ha salido unas 20 veces a la calle en 3 años, pocas de ellas por el mal hacer del Gobierno que aquí se detalla.

    Zapatero es un Presidente penoso y su discurso es patético, pero ya está bien de "los españoles de bien" y de las águilas de San Juan en las manifestaciones del PP, que son algo más que la nota discordante. La actividad del Gobierno es más que mala pero la actitud de esta oposición es muchísimo más que irresponsable. Entiéndaseme bien, los problemas reales del país pueden ser causados más por... el Ejecutivo, y no puede ser de otra forma, pero la crispación no viene sino del discurso de la oposición y esto es tan evidente que casi se sonroja uno al tener que decirlo porque lo evidente entre gente educada ni se cuestiona.

    Y, Fer, como bien sabes, lo reconozcas o no, los comentarios que hay muchas veces en este blog no son sino la prueba palpable de que esto es así. Porque bien sabe usted, perdón, tú, que este Gobierno ni se está rindiendo ante el terrorismo, ni ha traicionado al país con etarras (ni etarra es lo mismo que nacionalista), ni "la balcanización de España", ni Mr. X (el GAL) pinta nada aquí y ahora y así sucesivamente. No nos engañemos, la crispación no es una cuestión de octavas sino de partituras, no es cuestión de grado sino de cualidad en la crítica.

    Y cuando se dice constantemente que quienes acuden a ciertas manifestaciones son "españoles de bien" queda claro de que va el tema, o cuando Don Mariano dice que "la manifestación fue serena, bonita" o "brillante" ya reconoce implícitamente qué es lo que está pasando y de donde vienen los tiros. Y tú que eres liberal ya me dirás qué te parece el tema del boicot a Prisa, por si no estaba suficientemente claro. Casi me dan ganas de que gane el PP las elecciones para que termine esto, que no es más que un esperpento, de una vez, que tampoco vivimos tan mal pero... qué paradoja, al final acabaré votando (otra vez) al PSOE, y mira que no pensaba hacerlo (lo tenía prácticamente decidido, pero es que vaya tela de oposición).

    Saludos, Fritz

    PD: Perdón por el ladrillo ;)

    By Anonymous Anónimo, at 8:40 a. m.  

  • Lo que pasa en España, es que si lo único que ofrece la oposición es sólo ceñirse al terrorismo, apañados vamos, vease Bush el pobre ha conseguido ya un hito, dificíl de superar ser el peor presidente y más odiado de la historia de Estados Unidos.

    Rajoy irá preparandose el cameo si es que se hace como lo hizó Zapetero en TVE, aunque eso si que Rajoy se pase y que Urdaci intente pillarle las preguntas :)

    Porque para la oposición, parece que el guión que se intenta seguir es al más puro estilo de Maquiavelo el fin justifica los medios.

    Las cosas que se han ido haciendo en España para crear desmembramiento vienen de lejos en la historia, en el cual comienza con los ultra-nacionalismo que estos aunque se llamen izquierda habertxle o como sea son pura derecha fascista, que utilizan el terror como arma para sus fines.

    Luego tenemo al tal Carod que se cree que el catalán tiene que ser la única lengua en cataluña.

    Después tenemos al principito que cuando va a cataluña le da por hablar en catalán.

    Al señor anónimo le digo que si es tal el cabreo los ciudadanos que tontos no son en la elecciones pasaran factura.

    Porque supuestamente España es una democracia "que el poder reside en el pueblo" todos somos iguales verdad "su majestad, alteza real Don Juan Carlos, todos tenemos los mismos derechos, verdad cuando nace el hijo del rey " principe de Asturias" libertadd de expresión "injurias al rey o críticarlo" con penas de prisión dependiendo si es leve o grave, y para el presidente se le puede insultar y uno se queda tan pancho :) si esta es España por un lado los nacionalismos absurdos con ansias separatistas y por otro la derecha radical (excluyo al senor Gallardon eso si a Esperanza no la pobre no podía llegar a fin de mes) si es que el salarío minímo interprofesional no le llega a la presidenta de la comunidad.

    Por cierto entre los comentarios de Felipe y los de Aznar parece más bien que son los que mandan en la sombra, eso sí siempre dicen que ellos ya no están en política, no quieren intervenir pero por h o por b siempre sueltan algo cuando son preguntados.

    Aznar desde luego tiene un retiro dorado después de dar clases en USA en la universidad y recibir una medalla de ese mismo país pagada con fondos españoles, debe estar muy feliz.

    Bueno y ahora se celebra el aniversario del comunismo que con el ejemplo ruso se vió el desastre, aunque mejor que comunismo debería llamarse estatismo.

    Quiero hacer hincapié en que no se si España se desmembrará, pero si algo es evidente es que no todos tenemos los mismo derechos ni impuestos (por ejemplo en Madrid, País vasco [extraño que se llame país y en el anuncio de tv diga más que un país], y Navarra no tienen el impuesto sobre bienes heredables vease ahora Art 138 CE (constitución española)

    ¿Alguién cree que la constitución es la superley que se cumple toda al pie de la letra? me río se cumple como los políticos la interpretan según sus intereses.

    By Anonymous Sigloxxi, at 11:06 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home