FERBLOG

domingo, diciembre 17, 2006

HACE TIEMPO QUE MERECE LA CENSURA

En su Tercera de hoy, José Antonio Zarzalejos afirma llegada la hora de que José Luis Rodríguez Zapatero se enfrente a una moción de censura. Según el director de ABC, el Gobierno que encabeza el leonés no inspira ya confianza en sectores muy amplios de la sociedad, y los últimos acontecimientos –formación de gobierno en Cataluña y ley de la memoria histórica- han puesto de manifiesto que no goza de unos apoyos parlamentarios claros e inequívoco. De hecho, algunos dirigentes de la izquierda han aprovechado el tema de la ley sobre la memoria para declarar amortizado su vínculo con el Gobierno.

Ya hace algún tiempo, antes de la aprobación del estatuto de Cataluña, algunos reclamábamos la conveniencia de la moción de censura no por razones de oportunidad parlamentaria, sino por simples cuestiones de ética y principios. Rodríguez viene mostrándose, desde poco después de asumir su magistratura, como una persona muy escasamente capaz de llevarla a cabo, y esto no solo no ha cambiado con el curso de los meses, sino que, antes al contrario, puede decirse que el presidente ha ido profundizando en la misma línea. Una línea de desdén por los consensos básicos de la sociedad española, de insensibilidad hacia los que no piensan como él y, sobre todo, de escasa contención en el empleo de sus facultades.

A mi juicio, sencillamente, el gobierno socialista viene excediéndose en su mandato –no desde el punto de vista jurídico, ya que, salvo excepciones, está habilitado para hacer lo que hace-, llevando al país a unos debates que nadie anunció que fueran a abrirse. En este sentido, la mayor falta de Rodríguez Zapatero es habernos introducido, de hecho, en un proceso neoconstituyente –que, con elevada probabilidad, deberá desembocar, antes o después, en un proceso constituyente en sentido estricto, aunque solo sea por restaurar equilibrios elementales- que no era esperable ni podía deducirse, creo, de sus promesas electorales. No sé si, como hace el New York Times, puede calificarse al presidente de “radical”, pero sí sé que no se le puede calificar como un político preparado para la gobernación de un estado democrático altamente desarrollado.

Ignoro –porque confieso que ya no sé cuáles son sus convicciones personales, si es que tiene alguna- si es un “izquierdista”. Sé que no se desempeña con competencia. No parece haber entendido cabalmente cuál es el rol del gobierno en un país como España. De otro modo, no puede comprenderse su aparente menosprecio por activos tan importantes como la estabilidad o el crédito internacional del país. La exhibición de frivolidad, ignorancia, recurso a naderías vacuas, falta de tacto y carencia de peso político a la que hemos asistido en estos años –y cuyo último episodio es la desdichada respuesta de las “tres tes”, auténtico monumento a la inanidad intelectual presidencial- no tiene parangón en el mundo desarrollado pero, por supuesto, tampoco en la historia reciente de España.

Por todo ello, hace tiempo que el PP debió hacer uso de la herramienta que le proporciona la Constitución, y cuyo fin real –habida cuenta de que no es posible, habitualmente, derribar al gobierno con ella- es provocar un debate de totalidad, in extenso, sobre la situación política del país.

Zarzalejos tiene razón, no obstante, en una cosa y es que, por si todo lo anterior fuese insuficiente, hay ahora muchos motivos para dudar de que el gobierno sea sólido desde un punto de vista de simple aritmética parlamentaria. Hemos comentado en otras ocasiones que otro de los grandes errores de Zapatero ha sido el comportarse como si la muy coyuntural –en algunos puntos hasta incomprensible- mayoría que le diera la investidura representara, de veras, un bloque auténticamente cohesionado, una mayoría absoluta dotada de orden y sentido.

Un mínimo análisis hubiera servido para demostrar que no era, ni es, así. El único nexo de unión entre la amalgama de posturas e intereses que conforma la mayoría -y que, probablemente, conduciría una moción de censura al fracaso- es el “no PP”. Bien pudiera ser ajustado, desde un cierto punto de vista, afirmar que, en rigor, no es tanto que en España gobierne el PSOE como que no gobierna el PP. De nuevo, sin duda, esto es un planteamiento legítimo y hasta tiene algún sentido último –es posible que, electores y diputados, incapaces de conciliar sus puntos de vista sobre lo que desean, sí puedan acordar lo que no desean- pero muy difícilmente puede ser algo sobre lo que edificar aventuras políticas audaces.

La mezcla empieza a descomponerse, como no podía ser de otro modo. Y todo apunta, salvo sorpresas, a que esa descomposición deberá llevar la legislatura a un pronto desenlace.

Un “político del siglo XX”, en el papel de Zapatero, hubiera enfocado la legislatura como un período de transición, intentando nadar entre la necesidad de ofrecer una imagen equilibrada –entre revelarse digno del puesto, en suma- y una aritmética parlamentaria compleja. Si esa papeleta se hubiera solventado con acierto, es probable que hoy estuviéramos en puertas de una mayoría mucho más amplia, toda vez que los rivales se han mostrado muy poco competentes. Un político maduro para el cargo hubiese comprendido que la sociedad española es enormemente dinámica, mucho más equilibrada de lo que algunos quieren hacer ver, y no necesita de impulsos mesiánicos.

El aprendiz de brujo anda entrampado por sus propios hechizos. La censura hace tiempo que se la merece.

5 Comments:

  • Yo, antes de pronunciarme, esperaría a conocer la opinión de Losantos. Podría ocurrir que el artículo fuese una nueva maniobra antiliberal del enfermo moral de Carcalejos. Tal vez le quiera dar oxígeno a su diario vasco, y de paso a zETApé.

    Yo es que me parto con Carcalejos.

    By Anonymous Danieli, at 2:14 p. m.  

  • "Yo, antes de pronunciarme, esperaría a conocer la opinión de Losantos. Podría ocurrir que el artículo fuese una nueva maniobra antiliberal del enfermo moral de Carcalejos. Tal vez le quiera dar oxígeno a su diario vasco, y de paso a zETApé.

    Yo es que me parto con Carcalejos."

    Fdo.: Antonio, Córdoba, el rígido

    By Anonymous Anónimo, at 3:32 p. m.  

  • ¡Maldita la gracia que tiene Carcalejos.....!

    By Anonymous Anónimo, at 12:42 p. m.  

  • Ciertamente no comparto la idea de moción de censura pero lo que parece evidente es que la vuelta del PP a las formas democráticas, olvidándose de las payasadas del 11 de marzo y dejando de decir barbaridades (o diciendo menos) sobre el tema de ETA: rendición del Estado y demás chorradas... En fin, la moderación del PP, que ya no intenta aprovecharse de cualquier cosa que ocurra en el país aunque, en ocasiones, poco tenga que ver con el Gobierno (crisis de Air Madrid y otras hubieran sido pretendidamente aprovechadas hace unos meses) unido al estancamiento del proceso de paz y a la estupidez y vacuidad casi intrínseca del Presidente han situado al Gobierno -y al Presidente claro está- en una posición endeble.
    No sé hasta qué punto sucede esto en el ámbito parlamentario o desmejora las relaciones con sus socios potenciales pero el hecho es que presentándose ahora el PP ya no como un partido moderado sino al menos "normal" y "aceptable" la retórica estúpida de Zapatero genera un vacío que a ningún sitio lleva a medio/largo plazo. Leo ahora que se reunirá con Rajoy esta semana, casualidades de la vida...

    Saludos

    PD:No obstante, y dicho sea de paso, que aunque ahora nos fijemos en el Gobierno (y en el PSOE si acaso) el PP es un partido termendamente incoherente, sin pies ni cabeza. Satisfacía aquí cuando Rajoy "hablaba de política" sobre inmigración en la primera de sus series de conferencias para luego, cual niño chico (en realidad, cual partido radical en movimiento electoralista) pedía que lo primero era una retractación pública del PSOE que es poco menos que pedir la luna. Tenemos después una segunda conferencia, versada en los "14- ajustes a la Constitución" otrora intocable, proyectados -supuestamente- porque Zapatero vacía el Estado, mientras el 90% de sus presidentes autonómicos negocia Estatutos tranquilamente, "identidades nacionales" incluidas. En fin, un desastre, el PSOE debe cambiar de líder -o contenerlo en grado máximo- y el PP "seguir la senda de la normalidad" que gusta decir ahora, ¿posible? Posible seguro pero extremadamente difícil.

    By Blogger Fritz, at 6:12 p. m.  

  • Carcalejos hunde el ABC

    By Anonymous Anónimo, at 11:59 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home