FERBLOG

martes, septiembre 19, 2006

LA DERECHA EN SUS TRIBULACIONES

Jesús Cacho se apunta hoy en El Confidencial a la cuestión de la crisis existencial de la derecha española. A saber: ¿cuál es la mejor estrategia para que Mariano Rajoy –o quienquiera que le sustituya- alcance la Moncloa lo antes posible? Las alternativas parecen ser dos: el modelo batallador que abanderan Acebes y Zaplana o el modelo dialogante cuyo máximo exponente sería Alberto Ruiz Gallardón y, en otra onda, Josep Piqué. Normalmente, quienes se plantean la cuestión en los medios suelen estar decantados hacia lo segundo. Dicho de otro modo, desde muy diversos foros se previene a Rajoy contra una táctica que tiende a parar el tiempo en el 11M y los días posteriores. Hay quien cree que una vinculación excesiva del PP con Mundo y COPE puede derivar en una sangría de votos. En suma, Jiménez Losantos erigido en fiel de la balanza.

No entro en el asunto, aunque quienes así piensan quizá deberían tener en cuenta que, mientras los citados medios ganan lectores y oyentes sin parar, los supuestos “moderados” no dejan de perderlos. Por algo será. Pero no llamó Dios a la derecha por el camino de la demoscopia, se conoce. Personalmente, creo que uno de los más perversos efectos colaterales del 11M fue que el PP no se vio en la necesidad de hacer un análisis en profundidad de la campaña y sus consecuencias. Nadie discute, por supuesto, la anormalidad de los sucesos y su incuestionable efecto sobre el comportamiento electoral. Pero eso no lo explica todo. Los gurús de Génova decidieron, en aquella ocasión, hacer una campaña de perfil bajo que, de haber seguido las cosas como iban, bien podría haber resultado en un paso a la oposición absolutamente frustrante, tras una victoria por la mínima. Pero no sucedió eso, sino una desgracia de proporciones bíblicas que, elevada a coartada, sirve para que algunos no hagan frente a sus responsabilidades. ¿Dónde fueron los catorce puntos de ventaja que había a finales de 2004? Pregunta que jamás tendrá respuesta. (Inciso: observo que Acebes tiene poca escapatoria: la izquierda le acusó de mentir vilmente, la derecha de dejarse engañar; el caso es que este hombre estaría mejor en casa, me temo).

Una cosa es bien cierta. Si por los “moderados” hubiese sido, quizá no hubiera habido lugar a los ocho años de gobierno de Aznar, porque nunca se habría producido la crisis del felipismo, habida cuenda de que el enorme sentido del estado de ciertos elementos les impide hurgar donde no deben.

Pero no deja de ser curioso que, al final, la dichosa derecha “moderna” (lo de que queremos una derecha “moderna” empieza a ser como lo de que queremos una economía no basada en la construcción – me da a mí que se trata de que más de uno pueda seguir siendo tan de derechas como hasta ahora, pero que no le dé vergüenza decirlo) pase a ser una cuestión de táctica o, incluso, de buena educación. El problema es caer bien, por lo que se ve. Se puede ser poco menos que un ultra (como alguno que yo me sé) mientras no se note o se autodefina uno como colindante con el centro izquierda. Eres moderno o no, en función de a qué lado del micro de FJL caigas, parece.

Ahora bien, de debate ideológico propiamente dicho, nada de nada. La derecha española ve urgente acertar con el envase, pero no se preocupa ni lo más mínimo por el producto. La verdadera modernización de la derecha debería surgir de un debate abierto entre conservadores y liberales. Una derecha moderna sería –por la novedad, digo- una derecha con ideas, más allá de tópicos como el de la “gestión eficaz” o el “sentido común”. La forma en que Mariano Rajoy ha encarado, por ejemplo, la cuestión de la inmigración, con propuestas positivas y bastante juiciosas, es una buena vía para comenzar.

Al menos a mí me daría igual que el PP destinara buena parte de sus recursos a dar la matraca con el 11M si, a cambio, se pudiera leer de una vez por todas esa tan cacareada propuesta de reforma constitucional que introduzca un mínimo de sensatez en nuestro sistema jurídico-político, si existiera un plan de privatización de las televisiones públicas y un compromiso firme de hacer cumplir la ley a las privadas (cumplimiento de sentencias incluido), si se dijera claramente que se van a abolir de raíz los principios inspiradores de la LOGSE, si se hicieran propuestas para reducción del estado del bienestar y se tuviera el valor de abrir el debate sobre el demencial sistema de pensiones, si se propusiera un retorno sin matices a una política exterior de orientación atlantista, si se asegurara que la Iglesia Católica no tendrá la voz cantante en políticas de ciencia, si se planteara una reforma de la legislación urbanística (acompañada de una reforma en profundidad de la fiscalidad municipal) que apostara por terminar de una santa vez con el cáncer de corrupción que padecemos... En fin.

La derecha no es, no tiene que ser, el socialismo con corbata y cara de meapilas. Para eso, ya tenemos el socialismo genuino, el casual. Lo mejor del debate que propongo es que está absolutamente inédito, por lo que, al menos, merecería la oportunidad. Algunos creen que esto debe consistir en más simpatía y más talante. Pero lo que necesitamos es una revolución thatcherista. La pregunta es si la derecha española es capaz de proporcionárnosla o prefiere seguir diciendo paridas como lo de “yo soy del centro-derecha, igual que la derecha francesa, la derecha italiana...” A lo Anson, a lo Zarzalejos, a lo Gallardón.

Lo diré de otro modo. En un momento en el que la izquierda ha abdicado de todo rigor intelectual y que, en compañía del nacionalismo, se dedica a infantilizar completamente el discurso político, lo novedoso, lo moderno, sería que la derecha empezara denunciando eso y, para variar, comenzara a tratar a los ciudadanos como adultos.

9 Comments:

  • Una cosa. Citas dos alternativas, que luego relacionas con sendos medios de comunicación (Acebes/FJL vs. Gallardón/Zarzalejos). Si según tu razonamiento, ambas opciones son un mal camino (Acebes tiene poca escapatoria: la izquierda le acusó de mentir vilmente, la derecha de dejarse engañar; el caso es que este hombre estaría mejor en casa, me temo... ... ... La pregunta es si la derecha española es capaz de proporcionárnosla o prefiere seguir diciendo paridas como lo de “yo soy del centro-derecha, igual que la derecha francesa, la derecha italiana...” A lo Anson, a lo Zarzalejos, a lo Gallardón.), ¿por qué Zarzalejos sale peor parado que FJL? Supongo que la respuesta debe ser que Acebes tendría que parecerse a FJL todo lo que Zarzalejos debería diferenciarse de Gallardón, pero eso me plantea otra cuestión: ¿A quién debería parecerse Zarzalejos?
    Ya que no a Acebes, pareces dejar la opción de FJL. Con lo cual tenemos a Acebes y a Zarzalejos, las dos alternativas, caminando precisamente hacia... ¿el fiel de la balanza? ;-)

    By Blogger agados, at 9:33 p. m.  

  • No estoy de acuerdo con que la campaña de perfil bajo de Rajoy en el 2004 hubiera podido llevar al PP a una oposición en minoría. El recuento de votos por correo (emitido con anterioridad a los atentados) daba una victoria para el PP por mayoría absoluta y si no me equivoco el voto por correo siempre ha mostrado un error menor del 2 o 3% respecto al resultado final.

    Creo que en muchas ocasiones se considera, y a pesar de que tú no lo dices en el texto, se deja entrever, una situación simétrica PP-PSOE en la que ambos luchan por el centro. En mi opinión, la situación no es simétrica. Existen dos caladeros de votos. Uno en el centro disputado entre PP y PSOE y otro a la izquierda del PSOE, disputa entre éste e IU. El PP no tiene a nadie a su derecha con lo que también integra el voto más derechista abarcando una parte más amplia del espectro. Además de no tener alternativa, es un voto bastante fiel.

    Al PSOE por lo tanto le interesa escorarse a la izquierda movilizando a su voto más de izquierda (lo que denominan voto útil) aún perdiendo parta del de centro. Si el PP reacciona escorándose a su vez hacia la derecha, sin que ello apena le aporte nuevos votos, perfecto. Si el PP se mantiene en posiciones más centradas luchando por el voto de centro que deja el PSOE, se lo hará pasar bastante peor.

    By Anonymous Anónimo, at 10:28 p. m.  

  • Se me olvidó firmar mi comentario.

    By Anonymous CERBERO, at 10:28 p. m.  

  • Quien nos iba a decir que tras la caida del muro de Berlin , la derecha española iba a estar tan ayuna de ideologia.
    La campaña no la perdio Rajoy en unos dias sino Aznar cuando no tiro de la manta de la cupula de los Gal ,no hizo justicia al antenicidio y se plego a Polanco, se nego a dar explicaciones de por que ibamos a la guerra ,como hacia Blair, o fue incapaz del liderazgo de Giuliani el 11-m.
    En UK tiene lo que se llama el "cabinet shadow".¿Donde esta ese tipo de oposicion en España?

    By Anonymous Anónimo, at 11:21 p. m.  

  • para ahorraros la busqueda:
    http://en.wikipedia.org/wiki/Shadow_Cabinet

    By Anonymous Anónimo, at 11:23 p. m.  

  • Me ha hecho mucha gracia eso de las "políticas de ciencia". Ya nos explicarás lo que es.

    No menos hilarante me ha parecido el que pidas que la Iglesia Católica no tenga la voz cantante en nosequé. A la Iglesia no le hace caso ni el tato, de modo que menos lobos.

    By Blogger Embajador en el Infierno, at 12:15 a. m.  

  • A proposito del envase:

    http://www.flickr.com/photo_zoom.gne?id=247873738&size=o

    By Anonymous Anónimo, at 3:16 a. m.  

  • A la hora de decantarse por unos u otros conviene estudiar:

    1º El nivel de voto que obtienen. ¿Ha mejorado Piqué los resultados del PP en Cataluña?

    2º Las tendencias del voto. En toda Europa parece que los espacios de centro se están ganando convenciendo a la gente con ideas y no defendiendo principios moldeables para quedarse con ese "centro".

    3º Aclarando ideas, principios y convicciones. ¿Cuáles son los de Piqué o Gallardón? ¡Menudo misterio!

    Una voz nítida y válida, para mí, es la de Esperanza Aguirre. Liberal sin complejos. ¿Qué mas queremos?

    By Anonymous Smith, at 9:19 a. m.  

  • Creo que "la derecha española" lleva veinte años de personalismo, egolatría e ineptitud y que esa falta de inteligencia no augura nada bueno.

    A ver si algún pepero se lee esto:

    Uno.

    Dos.

    By Anonymous H., at 3:26 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home