FERBLOG

jueves, septiembre 14, 2006

GRADUALISMO

Hace unos meses, y entre bromas y veras, exponía yo, a propósito de Navarra, cómo creía que se iban a desarrollar las concesiones al mundo abertzale. O, más bien, cómo se puede llevar a un país adonde no quiere ir de ninguna manera de forma tal que, a la arribada, quede convencido de que el estatus final era poco menos que inevitable. Incluso se puede lograr que algunos estén contentos.

La clave para lograr tal cosa se llama gradualismo. Ir haciendo las cosas poco a poco. Así de simple. Un buen ejemplo nos lo proporciona este editorial de El País de hoy, en el que el diario independiente (è vero, los que son dependientes son los demás, que dependen del diario) se pregunta dónde estamos en el “proceso” por excelencia. Son muy llamativas las reflexiones en general, y el particular la relativa a si no será conveniente que el Estado haga “algún gesto” para engrasar el asunto. Pero me interesa, sobre todo, este párrafo:

No puede haber negociación si uno de los interlocutores amenaza con disparar si no se le da la razón. Y la negociación de una reforma del marco político en una mesa extraparlamentaria (lo que ya es una concesión, motivada por la ausencia de Batasuna de las instituciones) sólo es posible si todos los interlocutores aceptan acatar la legalidad y las reglas de juego, como ocurriría en cualquier Parlamento. Pero Batasuna no sólo no la acata, sino que considera una humillación tener que renunciar a la violencia para recobrar la legalidad

Observen ustedes, pues, qué dos perlas tan bien dejadas (y si cuela, cuela...). Primera: va a haber una negociación de reforma del marco político y segunda: como Batasuna no puede participar en el foro ordinario que sería el Parlamento Vasco –por no sé qué zarandajas de que es un grupo terrorista- se busca un foro alternativo, que es una mesa de partidos. Ergo, se admite la no representatividad del Parlamento Vasco.

Si yo, cualquier otro blogger, o cualquier periodista serio (asumo que se pueda decir que los aficionados no lo somos) que no trabajara para Polanco insinúa esto hace unos meses, se le tendría por: mentiroso, felón, enemigo de la paz... Cualquier cosa menos guapo, de veras. ¿Cuántas veces se ha dicho, en un alarde de impudicia con pocos precedentes que “la paz” no tiene precio político? Pues ahí lo tienen. La paz está concatenada nada menos que con una “negociación de una reforma del marco político”. Y no lo digo yo –infame blogger semiiletrado, sectario y de aviesas intenciones- sino que lo dice el Evangelio que nos llega cada día a los quioscos. Los que, día tras día, dictaminan sobre la salud mental de los que creen según qué cosas.

Obviamente, si semejante párrafo se casca sin anestesia hace unos pocos meses, aquí se podía haber liado una buena. Y esto nos permite comprobar cómo el gradualismo despliega todas sus virtudes. Poco a poco, Batasuna ha vuelto a entrar en el mundo político de los españoles, hasta asumir un estatus poco más o menos igual al que tenía antes de su ilegalización –mejor, de hecho-. De este modo, Batasuna es legal de facto, porque su presencia se impone con la fuerza de los hechos.

Progresivamente, nos hemos ido acostumbrando a la certeza de que hay una negociación política de alcance entre bambalinas, que va atada a la negociación con la banda terrorista como las dos caras de Jano. De nuevo, se trata de una evidencia, algo que se introduce poco a poco, como valor entendido, en el discurso diario. A través de frases equívocas, de falta de desmentidos a tiempo... De contrabando, en suma. Pero eficazmente. A estas alturas, ya nos da la sensación de que siempre lo hemos sabido. De hecho, en breve, hasta nos sorprenderá que alguien diga que altos dignatarios gubernamentales dijeron alguna vez que las cosas podrían ser de otra manera.

Es de todo punto evidente –y así lo avalan las maniobras preelectorales que se desarrollan- que Navarra es (o será) parte de cualquier eventual trato. Y dudo que, a estas alturas, alguien se moleste en negarlo.

Ayer nos preguntábamos cómo es posible que una opinión pública trague con ruedas de molino de calibre impensable. Parece claro que de la misma manera que una boa se puede tragar y digerir una vaca preñada: poco a poco y con paciencia. También se llama manipulación. No es ilegítimo proponer una solución al terrorismo que pase por una serie de concesiones, incluso que pase por una rendición completa. No es ilegítimo que alguien piense que Navarra es, o debe ser, una sola comunidad autónoma con Euskadi. Y tampoco es ilegítimo que haya quien discrepe de la ley de partidos (es ilegítimo pretender que no se aplique, que es diferente).

Lo que no es legítimo es ocultar todas esas cosas a los españoles –en particular, a los navarros- y a sus representantes. Quien crea en la anexión de Navarra por el País Vasco, que tenga el valor de presentarse a las próximas elecciones diciéndoles a los navarros que está dispuesto a enterrar la Comunidad Foral. Quien, verdaderamente, piense que el Parlamento Vasco no es un foro representativo de aquella comunidad autónoma, que lo diga alto y claro (y, por supuesto, reclame su inmediata disolución).

En suma, lo que no es legítimo es mentir o hacer exactamente lo contrario de lo que se predica. Y no lo digo yo. Lo dice El País.

4 Comments:

  • Creo que el término más correcto para lo que hacen los suciatas es "administrar la verdad". De hecho es el que emplean cuando la mentira es ya colosal. Es lógico, "estamos administrando la verdad" es una verdad que también administran.

    By Anonymous Anónimo, at 10:54 p. m.  

  • El proceso que comentas lo explicaban muy bien en un editorial de LD hace unos meses. No es ya que lo vayan diciendo poco a poco; es que tranquilizan con respecto a los objetivos finales metiendo de rondón unos objetivos más chiquitos. Cuando la discusión sobre ellos ya se ha hecho general, han logrado avanzar ese paso y van a por el siguiente.

    By Blogger Daniel Rodri­guez, at 1:18 a. m.  

  • Creo que sobre Navarra poco se ha podido hablar, sobre todo porque nada de allí se podrá decidir entre el PSOE -que pinta poco- y el "entorno abertzale" -que no pinta nada.

    Esto es lo de las cuestiones de confianza y lo sobreentendido, nadie del PSOE ha dicho nada de Navarra pero cada uno dice lo que quiere (y lo digo sin ninguna connotación negativa, simplemente digo que es hablar de lo que no sabemos, ni podemos saber).

    Por cierto, espero no moleste que deje esto aquí, un blog en el que espero colaborar asiduamente, así no todo serán réplicas repartidas por diferentes foros.

    Saludos

    By Blogger Fritz, at 6:36 a. m.  

  • Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    By Blogger Fritz, at 6:37 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home