FERBLOG

miércoles, agosto 30, 2006

INDEPENDENTISMO: ¿RENDIR POR ABURRIMIENTO?

Según una encuesta de la que se han hecho eco varios medios, algo más de un treinta por ciento de los vascos votaría a favor en un referéndum de independencia, una cifra próxima votaría en contra y cerca de un veinte o no sabe o no contesta. Para cuadrar la cifra, faltaría otro veinte, sobre poco más o menos, del que hay que suponer que tampoco sepa o no conteste (hasta hace no mucho, me hubiera parecido increíble que un cuarenta por ciento de la población de un territorio no tuviera ninguna opinión sobre el destino político del mismo, pero visto el desdén de los catalanes hacia el famoso estatuto, cualquiera sabe...)

Buceando un poco, se ve que muchos de los favorables a la independencia lo serían dadas unas condiciones mínimas como son ausencia de violencia, consulta popular consentida por el Estado y posibilidad de mantenimiento de unas relaciones amistosas con España y con la Unión Europea. O sea, sin que pase nada. Sin duda, es lícito pensar que, con esas condiciones, uno mismo se independizaría de casi todo. Algo así como un divorcio pudiendo seguir siendo amigos y hasta con algún que otro roce de vez en cuando.

Haciendo tabla rasa de la dificultad que supone interpretar una encuesta en cualquier contexto, de que eso es todavía mucho más difícil en Euskadi y de que, vistas las respuestas y vistos los matices, cabe concluir que muchos de los que dicen que votarían “sí” no saben lo que dicen; puede deducirse con cierta validez que el independentismo gana enteros en el País Vasco. Hay quien echa la culpa al proceso de reinserción de ETA-Batasuna en el circuito político en ausencia de violencia evidente, lo cual ha vuelto al independentismo una opción respetable. Para despejar dudas, diré que, por lo menos a mí, y obviamente sin compartirlo para nada, el separatismo me parece respetable, como cualquier otro planteamiento que se exprese por medios exclusivamente pacíficos -lo que no es, ni mucho menos, el caso del independentismo vasco batasuno-, y me parecería lógico que personas con cierto sentido moral, superada la violencia, rehabilitaran esa posibilidad como idea aceptable.

Pero no creo, ni mucho menos, que ese auge se deba a factores tan coyunturales. Que el País Vasco (y Cataluña) se deslizan hacia el separatismo es tan cierto como que Sicilia se va alejando del resto de Italia. Y, de seguir las cosas así, es un proceso igual de inexorable. Habrá, claro, avances y retrocesos, pero la dinámica actual –no la presente, sino la de los últimos treinta años- conduce a ese resultado. No se trata, tampoco, de un efecto necesario del proceso autonómico –un servidor no es entusiasta del tema, en general, pero no porque represente, por necesidad, una amenaza a la unidad del país-. No es una cuestión de cuantas competencias tienen las diferentes administraciones (aunque sí, en parte, de cuáles) o del diseño constitucional del Estado, desde un punto de vista técnico. Es una cuestión de que, desde hace treinta años, se practica desde esas comunidades autónomas un juego absolutamente desleal con los principios constitucionales, al servicio exclusivo de unas ideologías políticas concretas y que, como es obvio, sirve a unos fines. Con un Estado consentidor, me temo.

Es evidente que José Luis Rodríguez Zapatero y su mariachi representan el colmo del colaboracionismo estatal en ese proceso. Pero el desarme moral de España como nación no lo han inventado ellos. Tan solo lo han exacerbado – hasta límites insospechados, eso sí es cierto. Por acción o por omisión, los sucesivos gobiernos españoles han declinado oponer, en todo momento, salvo excepciones puntuales, un discurso afirmativo, fundamentado y permanente, de la unidad nacional como valor –que no es lo mismo que un discurso identitario- a la embestida nacionalista. Mejor no mencionar la absoluta deserción en el terreno simbólico, tan crítico a estos efectos. Ante el abandono del campo, el nacionalismo, como no podía ser de otro modo, se ha enseñoreado de él.

Tampoco la sociedad civil ha sido capaz, pese a los heroicos esfuerzos realizados por algunos, especialmente en Euskadi, de generar una alternativa. Al estar planteado desde una mala conciencia, o desde un intento, plausible en el fondo, pero errado en la forma, de no contestar nacionalismo con nacionalismo, el discurso de la “sí España” resulta académico, frío, racional y, posiblemente, incapaz de competir. Desde luego, nadie pretende que sea fácil.

Resulta llamativo, si se leen comentarios en foros, y demás, que, más que producirse un ansia de recuperar el terreno perdido, parece que vaya ganando terreno el discurso del “que se vayan, si quieren” o “que nos dejen en paz” –también hay fórmulas más groseras-. Empieza a ser mucha la gente que vería con buenos ojos, o eso dice, un empezar de nuevo a trabajar, libres de lastre, por una España para los españoles que quieran serlo. Es la reacción del hartazgo, que lleva a aceptar el despropósito, el absurdo histórico si, a cambio, se gana tranquilidad. Al final, se concluye que, tópicos aparte, los españoles son un pueblo bastante templado, lo suficiente como para aguantar, durante treinta años, un insoportable discurso trufado de insultos y estupideces. Lo suficiente como para compartir el aire con una colección de nazis –violencia incluida- sin reaccionar en ningún momento de manera extemporánea. Pero todo tiene un límite, por supuesto. Y esto, hay quien lo sabe.

Es ahí donde el nacionalismo nos quiere tener, supongo. Provocar cansancio, hartazón. Sería curioso que alguien se atreviera a hacer una encuesta, en todo el territorio excepto Álava, Guipúzcoa y Vizcaya con una pregunta como: ¿Votaría Ud. a favor de la independencia de Euskadi (o de Cataluña)? Es probable que el “sí” fuera más amplio de lo que nos tememos, y es seguro que las condiciones no serían, ni mucho menos, tan cómodas como las que los vascos desearían. Al fin y al cabo, ¿por qué habríamos de facilitar, por ejemplo, la presencia en la UE de quien, tras treinta años de insultarnos, termina por romper una convivencia de quinientos? ¿Por qué habríamos de mantener unas relaciones amistosas con un país que es “como Lituania”?

El planteamiento es delirante, por supuesto. Y ofensivo para con los muchos vascos que son, y se sienten plena y absolutamente españoles –y a los que su españolidad, cuando hacen gala de ella, les sale mucho más cara que a los demás-. Pero es cada vez más frecuente, en distintos tonos y con diferentes términos. A veces con elegancia y a veces sin ella. La desconfianza hacia un gobierno inane, que todo el mundo cree más dispuesto a rendir plaza que a otra cosa termina por pintar el cuadro.

Y es la prueba de que van ganando.

5 Comments:

  • Si llegado el momento Euskadi o Catalunya decidieran separarse del conjunto de España y empezaran a dar pasos en la dirección de la sustitución de los organismos del Estado en esos territorios, ¿qué ocurriría? ¿el ejército recurriría a la fuerza de las armas como indica la constitución? ¿se suspenderían los estatutos de autonomía? No creo. Me temo que si se aplicara la fuerza de los hechos, difícilmente se podría evitar la marcha y, se debería asumir y no cabría una reacción violenta en el seno de la UE.

    Respecto a la pertenencia a la UE, OTAN y demás organismos internacionales, no tengo claro como funcionaría, no soy ningún experto en temas jurídicos, además no ha ocurrido hasta ahora en ningún estado miembro y no tengo demasiado claro quién heredaría los "carnets de socio". Tampoco sé si está recogido el caso en el ordenamiento jurídico de la CE.

    Estoy totalmente de acuerdo en que la independencia (en absoluta ausencia de violencia y coacción) es una posición política respetable, absurda y folclórica en mi opinión, pero respetable.

    Pero, llegado el momento. ¿Hasta qué punto un 51% sería suficiente? ¿Una vez salga sí, se repetirá cada año por si hay cambios y vuelve a salir no? ¿Después de que en Euskadi salga sí, Vitoria o cualquier subconjunto de éste podría votar la reincorporación de España? ¿Cuál es el famosos "ámbito de decisión"?¿Y las reglas?

    No creo (ni mucho menos deseo) que llegue ese día y si lo hace es posible que la ordenación en estados ya haya perdido el sentido en ese momento.Pero si es así, estoy seguro que se negociará algo aceptable por ambas partes.

    Respecto al "rendir por aburrimiento", ¿y el restante 60% o 50% que dice no ahora mismo qué tiene que hacer? Las democracias no funcionan deciden por aburrimiento, deciden por mayorías y siguiendo las reglas que se dan a si mismas.

    By Anonymous CERBERO, at 11:13 p. m.  

  • Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    By Blogger el lado oscuro, at 12:55 a. m.  

  • Lo que comenta Cerbero es algo que me parece muy importante. Si los "vascos" tienen derecho a querer independizarse, digamos, ¿no tendrian el mismo derecho los alaveses de los vascos? y los vitorianos de los alaveses y...

    Alguna vez me he planteado eso, ¿aceptarian los independentistas vascos un referendum, pero realmente democratico? o sea, que solo se independizaran aquellas zonas en las que ganaran.

    O sea, primero se miraria el resultado en la comunidad, si ahi ganan, solo las provincias que voten que si, y dentro de las provincias que votaran a favor de la independencia, solo los municipios que tambien lo estuvieran...y ademas, cada 5 años tendria que haber un referendum nuevo, para dar marcha atras...¿seguirian hablando de referendum y de dejar hablar a los vascos?(y de paso, si se pudieran anexionar Navarra como quieren...posiblemente los resultados fueran aun peores para ellos, curiosamente, alguien me dijo que el mejor metodo para que perdieran los nacionalistas el poder, es regalarles Navarra...aunque no creo que le hiciera gracia a los Navarros precisamente...)

    Por mi parte, si aun creo en algunos politicos, confieso que es por gente como Mayor Oreja,San gil, Rosa Diez o Redondo Terreros, asi que mientras me quede algo de verguenza, no pienso dejarles en la estacada, y mas viendo el tipo de tipejos con que se suelen enfrentar.

    By Blogger el lado oscuro, at 1:00 a. m.  

  • Pues que los alaveses se independizen, total nadie habla euskera en alava asi que mas facil seria imponer el euskera sobre gipuzkoa y bizkaia donde la malloria habla euskera. Goder como me gustaria decir, tss Bermion zauz hemen euskeraz bakarrik. ja ja menuda panda de ilusionaus, euskadi no sera independiente ni el dia en el que los cerdos vuelen.

    By Anonymous Anónimo, at 11:31 a. m.  

  • Ahora dejando las chorradas a un lado, la malloria de los que gritan independencia en la hora de la verdad no sabrian si votar o no, benga ya hay cosas mas importantes que el euskera, la personalidad vasca y nuestra cultura milenaria, como el futbol, ¿en que liga jugaria el athletic? y los de balomano? y baloncesto? Ademas odio que haya gente que grite independencia y que luego lo unico que diga en euskera sea "egunon" y arratsaldeòn" con tilde en la o por que ni saven pronunciarlo como es devido. Ser independentista, liberal, antifaxista y anti amas y aitas y anti autoridad y todo eso esta muy de moda,, uaaauu rebelde guay""""" como la izquierda abertzale que se encuaentra en contra de todo progreso, y luego representan la revolucion. En contra del AHT, pero todos lo usaran cuando este terminado, contra las autopistas, pero todos las usan para ir a trabajar, contra los toros, pero prefieren matar gente, quemar contenedores, coches.
    UUUUaaaaUUUU soyy un super abertzaleee,, lo odioo si tan abertzale es que diga abertzalie nahi edo abertzalea naz o abertzalia naz, como quiera pero no en castellano y luego esta la tipica de "euskal presoak euskal herrira" "presoak askatu" torturarik ez" pero seran ....... si estan en la carcel es por que an matado una persona, por que an ayudado a una persona que a matado o por ser simplemente un borroka atope chupi guay.

    Vivo en euskadi y esto asta els collons de todo este conflicto y podria segir asi horas. Mi madre es vasca y mi padre es andaluz y yo nacido en catalunya. Me gusta escuchar kauta, ken zazpi, gatibu, estopa, extremoduro, sistem of a dawn, leyenda urbana, porta, las albokas, gaitas y asta el bampi y chumba chumba. Me gustan las rubias, morenas, pelirrojas esten pintadas de blanco o, negro o de verde. Hablo euskera, castellano catalan y se decir "yes weekend" en ingles y me comen el mmmmmmm todos los que no son capazes de vivir en un mundo plurimultimezclatutifruticultural.
    Viva chuk norris!!!!! y los estados unidos del mundo!!!!!

    tengo 17n años, es que necesitava desaogarme.

    By Anonymous Anónimo, at 11:46 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home