FERBLOG

viernes, junio 02, 2006

¿Y QUÉ TAL UNA ESCISIÓN DEL PSOE?

Como es habitual entre nuestra gente de la cultura (lo que en el castellano de España designa a los que se dedican profesionalmente a las artes del espectáculo), el eximio cantante Miguel Bosé –ya saben, el autor de aportes tan imprescindibles para la historia cultural como “Don Diablo” o “Amante Bandido”- adorna sus talentos artísticos con una innata capacidad para el análisis político. Ya digo que Bosé sería rara avis por otros pagos, pero aquí no puede considerarse excepcional. El caso es que el otro día, no sé si como cosecha propia o tras concienzuda lectura de la obra politológica de Boris Izaguirrre –otro prócer igualmente conocido tanto por sus aportes a la cultura general como por sus agudos comentarios políticos- recomendó Bosé nada menos que una escisión del PP para poder, se conoce, disponer de una derecha presentable. Sugirió el amigo que el líder de los escindidos debería ser una persona tratable, así como Ruiz Gallardón.

La verdad es que no hay razón alguna para sospechar que la preferencia de Bosé por Gallardón sea insincera o esté basada en interés crematístico alguno, ya que la experiencia muestra que nunca, sea con Gobiernos del signo que sea, le ha faltado a este excelso representante de la cultura –como, en general, a ningún representante de la cultura- el apoyo de las Instituciones. Nada que no se merezca, desde luego, como parece entender el Alcalde de Madrid y tantos otros que le precedieron en complejo, digo en el cargo.

El caso es que el genio de Bosé –y es que de tratar con Picasso en la niñez algo siempre queda- ha producido una idea que, convenientemente adaptada puede ser valiosa. Creo que si el modelo previsto por Bosé lo aplicáramos al PSOE, el país iría mucho mejor servido.

Nos convendría, sin duda, que el partido socialista se escindiera. Se traza una raya en el suelo y se pone a un lado a los que conserven un gramo de decencia y, al otro, todos los demás. A buen seguro, una inmensa mayoría de militantes y simpatizantes caerían del lado bueno, pero me temo que el lado malo, mucho menos poblado, acogería a gente mucho más poderosa, o eso parece. Innecesario precisar a qué lado se adscribiría Bosé.

Ha comentado con lucidez Alejo Vidal-Quadras que el futuro de España –si es que tiene alguno- pasa por un nuevo acuerdo básico entre PP y PSOE. Por un consenso nuevo que reemplace al del 78, herido de muerte por el zapaterismo. El dirigente catalán defiende que el modelo de construcción de mayorías con nacionalistas está amortizado y no es reeditable. Si el PP entiende que pasa por ahí su vuelta al poder, yerra, y yerra gravemente. Es posible, sí, que nuevos pactos devolvieran mayorías coyunturales, pero es una estrategia pésima en el largo plazo. Por una sencilla razón de incompatibilidad profunda de proyectos.

Así pues, sí, la estabilidad de nuestro país requiere un nuevo gran acuerdo transversal, cuyos protagonistas han de ser, con toda lógica, quienes sí tienen interés en que España continúe existiendo como Estado de ciudadanos libres e iguales, no, asimismo por lógica, quienes desean verla destruida o, como mínimo, convertida en un agregado de pueblos.

Pero el pacto que propone Vidal-Quadras choca con un obstáculo difícil de salvar, que no es otro que la absoluta falta de disposición de la actual dirigencia socialista. El socialismo dirigente tiene otros planes, que conducen a un sistema en el que la alternancia sea poco menos que imposible, un auténtico esquema priísta, y están dispuestos, si ello es necesario, a renunciar a partes enteras del país, siempre que quede un cacho para ser gobernado conforme a esas premisas.

Es, pues, necesario, como condición previa, que se dé en el PSOE un proceso de escisión –o una reorientación estratégica profunda del partido-, que reubique al socialismo política y moralmente. Bosé quiere dirigentes de derecha “con los que se pueda hablar”. Yo pediría dirigentes de izquierda de los que uno se pueda fiar. Gente con un par de ideas claras. Más o menos que comprendan el sencillo mensaje que Maite Pagazaurtundúa le dirigió ayer a Zapatero (se limitó a recordarle el artículo 1 de la Constitución; algo sencillamente demoledor para un político honrado – incomprensible para Zapatero).

No parece difícil. Al menos no parece difícil cuando uno habla con simpatizantes, votantes o militantes socialistas con cara y ojos. No con alienígenas de León. La izquierda es hoy el problema. Pero también es la única solución. Bosé ha indicado el camino. Que sigan al líder.

3 Comments:

  • Fer... lo comentado por Alejo, no es tanto conseguir el pacto con el PSOE, como plantearlo.

    La estrategia (o extrategia para Zapatero) política debe buscar hacer ver que la situación es tan excepcional que el PP busca pactar incluso con gente como Felipe González.

    Su mira no es tanto conseguir el pacto (que obviamente sería de una utilidad inmensa), sino movilizar a la gente, obligar a cierto sector del PSOE a manifestarse (el silencio siempre es más cómodo que la mentira) y conseguir vender la lamentable situación en la que nos encontramos.

    Una buena propuesta.

    No creo que se atrevan a nada parecido. Las encuestas mandan.

    Un saludo

    By Anonymous Iván Moreno, at 9:19 p. m.  

  • Nada se distingue de nada.

    Todo es posible por cualquier medio.

    Todos los artículos de la Constitución terminan siendo intercambiables.

    By Anonymous H., at 9:34 p. m.  

  • No digo que haya que volver a las verdades, dogmas y morales impuestas desde el poder dominante en cada momento, pero el mínimo a que deberíamos aspirar es poder existir en la verdad y poder llamar mentira a la mentira, robo al robo, obra de arte a la verdadera creación artística y contrariamente, a la vulgaridad reconocerla como vulgaridad.

    Un país ha llegado al borde de la degradación cuando no se tiene manifiesta medida de lo que es el valor, la verdad, el arte, la cualificación profesional o la dignidad personal.

    Pocos creen hoy en premios, homenajes y alabanzas, porque no es el valor objetivo lo que los soporta. Se imponen evidencias y se silencian evidencias. Las personalidades se forjan, crean y descrean según proyectos de grupos de poder, publicidad e intereses. Sabemos quién empuja y quién frena, quién paga y quién vende, quién nos quiere embaucar con unos productos que intenta vendernos y cobrarnos. Una capa de falsedad y mugre cubre la casi totalidad de lo que se publica, escribe, habla y promete.

    Mientras se siga violentando la verdad con la injusticia, mientras no haya medidas reales reconocidas por su valor objetivo y no se deje espacio para un real y libre reto de valores, “estepaís” no habrá emancipado a sus ciudadanos ni logrará sacarlos de los sótanos de la intimidad en los que se ha recluido por considerarlos únicos espacios limpios y libres. Espacios quizá libres pero peligrosos a largo plazo y amenazados por la ira y la tiniebla, si fuesen muy duraderos.

    La escisión entre apariencia y realidad, entre lo que oficialmente se dice y lo que realmente se cree, entre lo que se considera verdad y lo que rige como verdad, termina siendo explosiva o mortal, no sólo para el país.

    By Anonymous I., at 9:59 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home