FERBLOG

jueves, abril 27, 2006

CARTA ABIERTA A UN ORANGUTÁN

Querido primo:

No sé si te ha llegado, allá en las selvas indonesias, la noticia de que hay quienes abogan aquí por asimilaros a los humanos en casi todo. Te ruego que no te lo tomes a mal, que dicen los promotores de la iniciativa que en absoluto se trata de ignorar las diferencias, que las hay, por supuesto. Sí te pido, por favor, que no le cuentes esto a nuestro común pariente el delfín, que ya sabes que es un rato espabilado e igual piensa que le hacemos de menos. Aunque seguro que ya se lo han contado los gorilas, que son unos cotillas, los tíos.

Quizá estés pensando, en uso de tus nuevos derechos, en venir a instalarte en España. No es por desanimarte ni hacerte desechar la idea, pero creo oportuno advertirte que, en realidad, y por paradójico que te parezca, el hecho de que se haya planteado extender los derechos también a los de tu especie no debe llevarte a concluir que estaban del todo consolidados para la mía. Algunos ejemplos te podrán ilustrar.

Leerás que la libertad de expresión está garantizada. Así es, en general, pero no te extrañe que te insulten por usarla. De hecho, en ciertas regiones del país, hay organismos que vigilan lo que uno dice o escribe –no, no son los jueces de los que has oído hablar, sino otros- y pueden sancionarte si estiman que es inconveniente, aunque no nos han dicho qué es exactamente lo que consideran inconveniente.

En tu lógica simiesca, entiendes que las reglas están para ser cambiadas o cumplidas, sobre todo cuando se las da uno mismo. Siendo así, te llamará poderosamente la atención lo que aquí denominamos “construcción de una democracia avanzada” (creo que lo de los derechos de los simios forma parte de la idea). En realidad, mi especie no tiene una idea muy formada de qué puede significar esto –quizá la tuya pueda orientarnos- pero sí puedo decirte que es muy confuso. Es un juego complicado, porque parece que consiste en saltarse las reglas. Vamos, que estamos haciendo el mono, con perdón (bien pensado, igual esto te resulta familiar).

También te llamará la atención lo poco que nos escandalizamos por cosas que parecen contradecir abiertamente lo que consideramos más fundamental (inciso: ¿te llegó el ejemplar de la Constitución que te envié?). Sin ir más lejos, mientras debatíamos la cuestión de la extensión de derechos a tu especie, se va descubriendo que unos policías recibieron la orden de detener a unos tipos que no tenían nada que ver con una falta que nunca existió. En otros países donde habitan los de mi especie –te lo digo por si vas a elegir- esto se considera gravísimo. Aquí no.

Cuando veas la televisión, comprobarás que salen con frecuencia, como si fueran diplomáticos o embajadores de buena voluntad, unos tipos que hasta hace poco llamábamos “terroristas” –y no era por faltar, era algo meramente descriptivo-. Nadie se mete con ellos. Al contrario, se les escucha con mucha atención. El lenguaje te parecerá un poco rebuscado. Oirás hablar mucho de “proceso de paz”, pero es que somos así y no, aquí no ha habido ninguna guerra, últimamente (hubo una pero, aunque te costará creerlo, acabó hace setenta años).

En realidad, en España, hasta un orangután como tú puede vivir tranquilo, a condición de que no te hagas de derechas. Otro día te explico que es eso de ser de derechas, pero te anticipo que, según los de izquierdas, es no ser de izquierdas. Tampoco tengo tiempo de explicarte que es ser de izquierdas. Quédate con que, aquí, la gente lo entiende como “ser bueno”.

Dicen que sois, en un 99,7 por cien, como nosotros. ¡Hay que ver lo que puede mejorar uno sólo por un 0,3 por cien, oye! Ya me contarás cómo lo habéis hecho.

Recibe un afectuoso saludo.

Postdata: guarda bien tus plátanos, porque no sé si sabes que lo que denominamos Hacienda tiene por costumbre llevarse la mitad –y se considera que tú debes entregárselos sin discusión-, entre otras cosas para pagar el salario de los próceres que se han ocupado de lo de tus derechos.

1 Comments:

  • La que es realmente mona es Esperanza Aguirre. Bueno, de hecho está buenísima.
    Saludos liberales

    By Anonymous Dodgson, at 10:02 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home