FERBLOG

viernes, mayo 06, 2005

COMPORTAMIENTOS ELECTORALES

Las elecciones británicas acabaron como se esperaba: con un triunfo de Tony Blair que alcanza dimensiones históricas aunque, de acuerdo con lo previsto, la mayoría laborista ha acusado el desgaste de una legislatura cargada de polémicas, en buena medida centradas en la guerra de Irak, pero no sólo.

Se ha cerrado el ciclo abierto el 14M y los tres componentes de la tan traída y llevada foto de las Azores han pasado por las urnas. Es evidente que el resultado no ha podido ser más desigual. Mientras los dos representantes anglosajones han salido airosos del examen, el mediterráneo obtuvo un descalabro, bien es cierto que mediando un atentado terrorista sin precedentes. Hay que mencionar también que en esa foto había un cuarto, nada menos que el anfitrión, que hizo un, a mi juicio, muy poco presentable mutis por el foro de su política nacional para ser, hoy, presidente de la Comisión Europea.

El comportamiento de los electorados no ha podido ser más diferente. Como también lo fue el comportamiento de las oposiciones respectivas.

En el Reino Unido, como en Estados Unidos, sucedió lo que tenía que suceder porque, en ambos casos, existen electorados maduros, responsables y nada frívolos, que operan de una forma bastante racional. En Estados Unidos se obró conforme a una fórmula que, aquí, en Europa, hacía cierta gracia –los europeos solemos comportarnos como auténticos imbéciles con relativa frecuencia- pero estaba cargada de sentido: no se cambia al comandante en jefe en mitad del conflicto, y en el Reino Unido se ha seguido, con tintes menos dramáticos, la misma regla. Si se quiere, es una aplicación de nuestros refranes castellanos, sabios ellos, que dicen que más vale lo malo conocido y que en tiempo de turbación, mejor es no hacer mudanza.

El electorado británico ha tenido en cuenta, cómo no, la guerra de Irak y los confusos argumentos empleados para su defensa, que a Blair le han traído un verdadero calvario personal a lo largo de estos dos últimos años. Bien está que así sea, lo merece. Y lo merece no tanto porque, en general, quien emplea argumentos falaces ha de responder de ello, como por no atreverse a justificar, públicamente, la decisión que entendió mejor para su patria –y eso no se lo cuestionan ni sus peores enemigos, por supuesto- en las sólidas razones que había para adoptarla. Lo mismo vale para Bush. No hacía ninguna falta recurrir a ningún peliculero dossier sobre armas de destrucción masiva, porque había fundamentos, quizá no políticamente correctos, pero los había. André Glucksmann, entre otros, los ha expuesto con solvencia.

Pero es que hay más que Irak en el mundo. Es que la gobernación de uno de los principales países del planeta exige muchas destrezas en las que hay que tener cualificación y exige, sobre todo, ideas claras. Los electorados maduros no perdonan el titubeo, las medias tintas, la confusión... quizá, por qué no, en buenos momentos, cuando no es costoso en exceso darse alegrías para el cuerpo, pueda ser la ocasión de jugar de farol. No, ciertamente, ahora, con multitud de problemas acosando a las sociedades occidentales. Por eso el que no transmite confianza está fuera de juego. Le pasó al senador Kerry y les ha pasado a los conservadores británicos. En ambos casos, sus electores les han dicho que lo que tienen no es perfecto, pero que, si van a proponer un cambio, deben armar alternativas robustas, al menos en apariencia. Como mínimo, las proclamas deben evitar el insulto a la inteligencia.

Este comportamiento exigente (dicho sea de paso, para mí quisiera yo lo que otros desechan, y tanto Kerry como Michael Howard eran y son candidatos muy decentes) contrasta vivamente con el de los electorados europeos continentales.

Es difícil de olvidar, cómo no, el esperpento de las últimas elecciones presidenciales francesas, en las que la forma de conducirse del electorado rozó el absurdo, votando a cuantas alternativas antisistema se le pusieron por delante. Se habla, cómo no, del impresentable Le Pen, pero hay que recordar que, por ejemplo, los partidos trotskistas obtuvieron un resultado nada menor. ¿Para qué? Para terminar, todos, teniendo que votar, en una suerte de emergencia nacional autoprovocada, al corrupto y cínico Chirac, al arquetipo de la “France qui tombe”. Su “mensaje por el cambio” resultó en que el actual presidente es el más votado de la historia de Francia, en un fenómeno que sólo tiene paralelismos en Argentina.

Pero la palma nos la llevamos nosotros, por supuesto. Nos caía muy mal el del bigote, y por eso movilizamos a cuanto antitodo había por el mundo... para llevar a la Moncloa a un inane que no tenía previsto, hasta la fecha, aplicar ningún programa de gobierno (peor, aún carece de él, como se pone de manifiesto con frecuencia) y, encima, hacerlo en una posición minoritaria y con dificultades. En resumen, como había vías de agua, volamos la sentina y hundimos el barco.

En la película “El Hundimiento” se ponen en boca de Goebbels unas palabras aterradoras: “nosotros no obligamos a nadie a nada, ellos nos votaron”. Son aterradoras porque son ciertas. Hubo manipulación, juego sucio, medias palabras... lo que se quiera. Pero ello no resta gravedad al fondo del asunto. Alemania se consumía, en esa hora, víctima de una responsabilidad colectiva imposible de soslayar.

La grandeza de la democracia es que hace a los pueblos dueños de su destino y, por ende, responsables de sus actos (esta parte se omite con frecuencia). Hay, claro, dos clases de pueblos: los que son conscientes de ello y los que no. Los británicos pertenecen al primer grupo. Por eso saben que uno no puede permitirse ciertos lujos, como el de colocar meritorios en Downing Street.

Enhorabuena al señor Blair. Al fin y al cabo, como dijo Mrs. Thatcher, este chico es de los nuestros.

5 Comments:

  • Parece que todo reside en el electorado como si un electorado maduro como ,segun tu, es el britanico hubiera votado a Aznar.¿Pero es Aznar un politico maduro?¿Fue Aznar un leader ,en el sentido anglosaxon de a expresion?¿Te imaginas a Aznar debatiendo por la tele y dando explicaciones como hizo Blair?
    Ya se que esta mal visto criticar a los grandes politicos del PP por este foro pero es que ya esta bien de hacerlos pasar por grandes leaders liberales.

    By Anonymous Anónimo, at 10:27 a. m.  

  • Eso de la "responsabilidad alemana" esta bien para gente como Yosik.Alla el, su credibilidad y los motivos economicos de sus argumentaciones.

    By Anonymous Anónimo, at 10:30 a. m.  

  • serian maduros si habiendo elegido al actual presidente, lo hubieran hecho antes del 11-M. Cosa que las encuestas no ratifican...

    By Anonymous Anónimo, at 11:12 a. m.  

  • ¿Crees que si Rajoy o Aznar se hubieran comportado como,digamos Giuliani,hubiera perdido el PP?
    ¿Por que no hubo un solo debate televisivo?
    Aznar planteo mal su estrategia de defensa ante los ataques de "comando dixan" o los "atentados de CasaBlanca".Su politica de comunicacion fue nula y su politica con los medios de comunicacion como Prisa(recordemos el "antenicidio")nos recuerda su falta de liderazgo.
    Por eso tras el 11-m todo el debate se centro entre si habia sido ETA o si habian sido los islamistas.
    ¿Por que esa diferencia?¿No son todos terroristas?
    Aznar no habia hecho los deberes,pedagogicamente hablando ,frente al terrorismo islamico.
    Por eso ZP puede hablar de "alianza de civilizaciones" y su Majestad no tiene empacho en hacer un speech en el Parlamento Marroqui.
    Para que se vote a Rajoy tendra que hacer algo mas que decir lo tonto que es ZP.Eso es el liderazgo.No se si entiendes de lo que hablo por mas palabras que gaste.

    By Anonymous Anónimo, at 11:24 a. m.  

  • Vamos a analizar la frase "no se cambia al comandante en jefe en mitad del conflicto".

    Pero habia un conflicto? Y cuando empezo: fue despues de las Azores o ya en epoca de Clinton? En el primer caso estás afirmando que lo maduro es no cambiar al que te ha metido en el conflicto, pues vaya punto de vista. Y en el segundo caso, concluimos que los americanos no fueron maduros porque cambiaron el partido político de Clinton por el Bush cuando estaban metidos en un conflicto.

    Resumiendo, pensar "no se cambia al comandante en jefe en mitad del conflicto" es muy poco maduro. Espero que el nivel de argumentos de este blog mejore con el tiempo, pero hasta la fecha se queda al nivel de Ferederico Lo Santo.

    By Anonymous Anónimo, at 6:18 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home