FERBLOG

domingo, septiembre 16, 2007

LA SALIDA DE IMAZ

En fin de la era Imaz en el PNV –que abre paso a Dios sabe qué, pero sin duda no a un PNV más “moderado”- nos presenta con insultante claridad algo que muchos parecen no querer ver, pero que, a la postre, resulta sencillo: que, en política, las ideas siguen importando.

Me explico.

Si hemos de creer a Imaz –y no hay motivo para pensar que el todavía presidente del EBB haya sido insincero al glosar las causas de su retirada-, se marcha porque no se considera apoyado en su empeño de modernizar al PNV. Por “modernizar” al PNV, si he entendido bien a Imaz, hay que tomar la idea de convertir al viejo partido jeltzale en el eje vertebrador de una sociedad vasca aceptada tal cual es, es decir, compleja e intrínsecamente plural, como casi cualquier sociedad desarrollada contemporánea. No, por tanto, como la querrían, o como se la imaginan, los Arzalluz, Ibarretxe o Egibar.

Temo que Imaz fracasa en su empeño porque su propuesta, sin negarle interés, tenía mucho de contradictoria. Quiero decir, la articulación de la Euskadi verdaderamente existente está muy bien. Pero ese no es el objetivo del nacionalismo. Al igual que el objetivo del nacionalismo catalán, su objetivo estratégico, no es una Cataluña en la que resplandezcan con más o menos fulgor los atributos de las sociedades abiertas, sino una Cataluña soberana. Punto.

No puedo estar más de acuerdo con Imaz en que esos objetivos, que pueden ser no utópicos –hace unos pocos años, no hubiera creído en una Euskadi soberana, hoy no tengo motivos para descartarlo como un escenario posible-, sí son ciertamente ucrónicos –de llegar a ser, ciertamente, es algo que muy difícilmente cabrá encajar en algún fundamento histórico sensato-, y absolutamente a contracorriente. El proyecto soberanista de fragmentación de los estados europeos existentes –que cobra nuevos bríos estimulado, entre otras cosas, por políticas insensatas como la que llevará indefectiblemente a la secesión de Kosovo- es algo absolutamente contrario a la dinámica de los tiempos. “Dinámica de los tiempos” que viene marcada por las personas y las estructuras de la sociedad civil, creciente y venturosamente globales. Pero todo esto al nacionalismo le da estrictamente igual.

Y le da igual porque, como he denunciado muchas veces (no solo yo, por cierto), el nacionalismo no es una de las múltiples ideologías hijas de la Ilustración, ni siquiera de forma mediata. Es, en rigor, y muy al contrario, antiilustrado. Hijo de una reacción no ya antiliberal, sino anti todas las derivaciones concebibles del liberalismo. Quien objete, por ejemplo, que la izquierda abertzale se reclama marxista deberá caer en la cuenta de que la izquierda abertzale no es, en general, un prodigio de ubicación política –nunca han parecido importarles demasiado las contradicciones en los términos; al fin y al cabo, también dicen que ETA promueve la alternativa “democrática”- y que, una vez disueltos en el totalitarismo, ya todos calvos. No se trata, pues, de procurar marcos institucionales más o menos aptos para el buen desarrollo de la vida de las personas, sino de conducir a “naciones” –entes sustantivos tan reales como usted y como yo- a su plenitud. Y en el imaginario nacionalista, por más que sea una realidad desmentida una y otra vez, el trasunto político de una nación plena es un estado propio.

Así pues, Imaz debería, quizá, buscar otra nave en la que iniciar su travesía.

Pero todo esto, y es donde quería llegar, es, al fin y al cabo, de una sencillez apabullante. Lo verdaderamente prodigioso es que aún haya quien espere otra cosa. Si algo estamos aprendiendo, durante estos meses –quiero decir, suponiendo que queramos aprender algo- es que los que parecen estar profundamente equivocados son los tácticos.

En primer lugar, creo que ya está bastante claro, dentro de las regiones más afectadas, que quienes piensen que “la sangre no llegará al río” –me refiero, claro es, a la posibilidad de cambios, y cambios bruscos, en el marco institucional- son unos insensatos de tomo y lomo. Hablo de esas clases medias ilustradas catalanas y, en menor medida, vascas que vienen viendo esto como una especie de juego inocuo para lo que “verdaderamente” importa, que no es otra cosa que su propio bienestar. Parece obvio que se trata, ya, de algo insostenible. ¿De veras cree alguien que ya se trata de “apretar las tuercas para conseguir cosas en Madrid”, ¿de verdad piensan que, una vez llueva el maná presupuestario sobre el territorio respectivo, una vez “tengamos voz” todo volverá a su cauce?

Pero el tiempo, además, no parece estar dando la razón a otra especie de tacticistas, esta vez a escala general del país. Me refiero a los “transaccionalistas”, a quienes piensan -¿era, es, Imaz uno de ellos?- que existe, que debe existir un punto de equilibrio en el cual la estructura de nuestro estado se vuelva definitivamente estable. Hay ya demasiadas evidencias de que semejante punto no existe, a no ser, claro, que se identifique con la falsa solución de la desaparición del Estado, disuelto en una nebulosa confederación que, a duras penas, lograría ser admitida como un sujeto de derecho internacional.

No es descartable que haya, ya, quien esté por la labor de que ése sea el escenario: una unidad nacional meramente formal, que permita a algunos alcanzar el soberanismo sin que otros tengan que pasar por las horcas caudinas de verse a sí mismos como los responsables de la implosión de una de las naciones más antiguas de Europa y del Mundo. Porque la unidad nacional o vale o no vale, o se mantiene o no se mantiene, pero no veo muy bien dónde puede estar el interés de un autoengaño. De jugar a que estamos “vertebrando” cuando, en realidad, estaríamos desmontando.

La experiencia de Imaz es una prueba más, por si hicieran falta. La evidencia está ahí, me temo, y es obscenamente clara. Deberían sacarse consecuencias, por tanto.

4 Comments:

  • HOLA FER!
    HAY ALGUNA MANERA DE PONERME EN CONTACTO CONTIGO??
    NECESITO HACERTE UNA CONSULTA SOBRE SER LIBERAL, ME PUEDES AYUDAR??
    Rodrigo

    By Anonymous Anónimo, at 10:20 p. m.  

  • Ya lo estás haciendo, creo. Te sugiero que dejes tu "consulta" -me llama la atención el término- en el blog, así otros podrán contribuir también.

    Saludos

    By Blogger FMH, at 8:01 p. m.  

  • Este pajaro volverá, al tiempo.

    By Blogger Jorge Castrillejo, at 9:53 a. m.  

  • Te he dejado un regalo en mi blog
    http://palencialiberal.blogspot.com/2007/09/premio-blog-solidario.html

    By Blogger Jorge Castrillejo, at 10:01 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home