FERBLOG

martes, mayo 24, 2005

EL AFFAIRE SAVATER

La verdad es que no quería hablar del asunto, porque hay hoy mucha tela que cortar en otras cuestiones, pero no parece fácil ignorar el affaire Savater, o la cena del filósofo con el Esdrújulo.

De acuerdo con lo que se publicaba en prensa, Savater manifestó que ZP le había dicho que su giro copernicano en la lucha antiterrorista obedecería a que ETA venía dando, desde hace algún tiempo, señales de estar buscando una salida. Enseguida llegaron los desmentidos y los mea culpas por parte del propio Savater. En resumidas cuentas, de lo dicho nada, y si hay algún dato, pues será algo vaporoso y, desde luego, nada parecido a una carta de Josu Ternera o cosa por el estilo.

Las palabras de Savater han causado una justa indignación en el Partido Popular. Digo justa porque, mereciéndome el Sr. Savater todo el respeto del mundo –respeto que se ha ganado en primera línea, y esto conviene no olvidarlo- lo lógico no es que el presidente del Gobierno le cuente lo que sabe a él (y si se lo cuenta, es deber del filósofo suplir la irresponsabilidad del político y callarse), sino al presidente del principal partido de la oposición. Ítem más, el foro adecuado para manifestarse a ese respecto hubiera sido la sede parlamentaria, en general y tanto más para un campeón del diálogo y la transparencia.

Porque, en efecto, de ser ciertas las manifestaciones de Savater, ZP habría mentido al Congreso, ante el que dijo que comparecería en cuanto hubiera algo que permitiera llenar de contenido la comparecencia. Si lo que dijo Savater es como el lo cuenta, ya habría material para una comparecencia más que sustanciosa.

Me inclino, más bien, porque ZP no dijo lo que Savater dijo que dijo, pero, a buen seguro, comentó algo. Y, si es así, el ejercicio de vedettismo entre amiguetes se describe por sí mismo. Por otra parte, me parece del género bobo no pensar que el mandamás de la Nación tenga algo más de información que el resto de los mortales. Aunque tratándose del Esdrújulo nada es descartable, creo que es cabal suponer que habrá asumido esta línea de conducta sobre la base de algún indicio, motivo o lo que sea.

Pero es que, desde mi punto de vista, el que ZP tenga indicios –que, ya digo, los debería tener y supongo que los tiene- no cambia las cosas. Yerra Savater, a mi juicio, cuando dice que la manifestación de la AVT carece de sentido. Como yerran los que se enzarzan en si ZP miente o dice la verdad, si es transparente o no lo es. Ese es un debate importante, sin duda, pero no el más sustancial, a mi juicio.

La negociación con ETA es un error en las condiciones actuales. Desde luego, es un error si la busca el Gobierno, pero lo es incluso aunque la busque la propia ETA. No es verdad que sólo quieran hablar de presos. Quien diga que la paz no tiene precio político miente, o bien no quiere ver la realidad. La paz ya ha tenido precio y ZP ha pagado un anticipo. Ese anticipo es la presencia del PCTV en las instituciones (añado yo: prólogo necesario del retorno de Batasuna al poder municipal en 2007, que barrunto que se producirá).

La imbricación entre el PCTV y ETA es tan clara que el propio ZP condiciona a la desaparición de la banda la admisión del partido a las conversaciones sobre un nuevo marco político. Es decir, el propio ZP admite que el PCTV está ahí como interlocutor no ya potencial, sino actual –por lo menos de Patxi López-, representando a “ese mundo”.

Decir, por tanto, que la paz no va a tener precio político es un ejercicio de cinismo –por cierto, violadores y asesinos del mundo: rendíos-, porque que ello implica supondría disociar, de nuevo, a ETA del resto de su mundo. Para pretender que no hay precio político hay que pretender asimismo que hay compartimentos estancos y que, por tanto, las concesiones que se hacen al “mundo abertzale” son independientes de la mesa de negociación.

Estamos, pues, ante una impostura monumental, y ese es, como decía no hace mucho, el principal problema con este asunto. La estrategia de ZP, en el mejor de los casos, no es ya que implique la demolición del Pacto por las Libertades y contra el terrorismo (insisto en llamar de nuevo la atención sobre el orden de factores – las mayúsculas las he puesto para subrayar elementos), es que implica establecer un muro de separación, absolutamente indecente y que, además, nos retrotrae a épocas muy antiguas en la comprensión del fenómeno terrorista, entre la ETA que actúa bajo esas siglas y la ETA que actúa bajo otras, dando carta de naturaleza a la segunda.

He ahí, a mi juicio, el error. Hay gente bienintencionada que pensará que, muerto el terrorismo, no hay ya razón legítima para impedir que el mundo abertzale se reconstituya y organice en el “nuevo marco”. Una Batasuna sin ETA vendría a ser, piensan algunos, como una especie de ERC. Error, craso error –al menos mientras se haga depender tal transformación de la sola desaparición de ETA-. Los muchachos de la camisa parda de diseño serán muchas cosas, pero considerarles una banda de batasunos sin pistola es colgarles un baldón de infamia que no merecen. Batasuna y sus derivaciones son una estructura íntegramente criminal y de coacción, cuyas faltas no se limpian por una simple condena de la violencia de otros. Como si ellos no practicaran la propia.

El gran riesgo del diálogo con la banda no estriba en que este fracase, que por supuesto sino, más bien, en que su éxito conlleve, de hecho, el abandono de la pretensión de lograr en el País Vasco un estado de derecho homologable al resto de Europa Occidental, con libertades para todos.

1 Comments:

  • No te falta razón en tu análisis. La mafia etarra está especializada, además de en asesinar a inocentes, en extorsionar y chantajear a la gente. Si alguien de verdad cree que eso tiene menos importancia es que está ciego.

    By Blogger Diego González, at 10:22 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home